12 de noviembre de 2018

SERENA A LOS ONCE | TESA ARRANZ Y GERMAN POSE



SINOPSIS

Serena se ha quedado huérfana, pero no está triste porque no congeniaba con sus padres, así que ¿por qué tendría que echarles de menos? Serena es práctica. Serena, que no es una niña muy normal, está más bien inquieta y expectante por el rumbo que pueda tomar ahora su vida. Serena tiene once años, la regla y tetas, aunque no por ello va a dejar que se las toquen (y eso que tiene tres novios). A Serena la llaman Pinki y siempre está pensando. Piensa, por ejemplo, que si su abuela se muriese sí que lloraría, porque no puede vivir sin ella. Sin embargo, a Serena no le gusta comerse el coco, aunque desde hace algunos días no para de hacerlo… porque se ha enamorado del novio extranjero y alcohólico de su querida tía, con quien ahora viven su hermano y ella.

«Se ve que mi primo nació ya con ganas de ser artista y se empeñaron en que fuera abogado, cuando no tenía ganas de serlo. Así que ni estudió ni nada, pero ya fue como si tu avión sale cuando tienes dieciséis y te hacen esperar a los dieciocho y a los dieciocho sigues esperándolo y un buen día te dicen que ya ha despegado hace dos años. Y, como hasta los dieciocho te has tirado dos años medio muerto y empezaste a tomar drogas para poder soportar la pena, luego, cuando cumples precisamente los malditos dieciocho, estás de drogas hasta las orejas. Mi primo se pinchaba y, de eso, es muy difícil salir».




OPINIÓN PERSONAL

La verdad que hace unos días que termine de leer este libro pero estaba tratando de saber cómo reseñarlo porque aunque fue una lectura ligera y atrapante, también dejo en mi un toque de incredulidad.

El libro cuenta una especie de diario de una niña llamada Serena que tiene once años, en el diario nos cuenta su día a día, sus inquietudes, lo que para ella son problema y también nos habla de su familia. Como dice la sinopsis Serena se queda huérfana y su tía acaba haciéndose cargo de ella y de su hermano.
Pero Serena para tener once años tiene una mente muy madura y se preocupa por temas y cosas que a esa edad no le corresponde y desde su punto de vista se ven muy divertidas y me reí un montón con su forma de contarlas. Lo que hizo que me chirriara un poco la historia es que sí que una niña de once años puede tener inquietudes sexuales, sí que puede idealizar a cualquier persona y creer que está enamorada de ella, pero lo que hizo que no me convenciera del todo es como su tía aborda el tema contándole todo tipo de detalles, si es bueno hablar de estos temas, pero las formas no me parecían muy reales para hablar con una persona de once años. No digo que sea imposible pero sí que me choca bastante y fue lo único que no me gusto de la lectura.
El libro también trata otros temas muy duros como el alcoholismo, las drogas, etc… Pero al tratarlo desde el punto de vista de la protagonista hace que veamos como los niños ven como ridículas a estas personas y no como el problema que realmente son. También nos adentramos en las amistades de Serena, en los pensamientos que todos solemos tener de pequeños de la amistad y de que nunca nos vamos a separar. También tenemos relatos de Serena con su abuela que me encantaron ya que la abuela esta en silla de ruedas y no puede hablar y aun así logra comunicarse con Serena por sonidos y se entiende a la perfección.

En conclusión para mí ha sido una historia divertida y entretenida, de la cual compruebas diferentes puntos de vista de las cosas y te pones en la piel de Serena por momentos, si bien es cierto que hay alguna parte que me chirrió, pero aun así es una lectura amena y adictiva.

"Si quieres ponerte en la piel de una niña de once años y ver el mundo desde sus ojos y sentimientos, esta es tu historia."
 

Popular